Ahorrar destino viaje
Ahorrar destino viaje

No hace falta tener mucho dinero para viajar barato a ese destino que siempre soñaste. La clave para hacer rendir tu tiempo y tu presupuesto es investigar, planificar y saber administrarse. Por acá les dejo algunos tips y recomendaciones para ahorrar antes, durante e incluso hasta después de terminar el viaje:

ÍNDICE

  • Investigar sobre los destinos del viaje 
  • Gestionar tus propias reservas con anticipación
  • Utilizar comparadores de precios para vuelos, alojamientos y seguros de viaje
  • Viajar con poco equipaje
  • Usar el transporte público o bicicleta
  • Alejarse de los circuitos turísticos a la hora de comer o comprar comida en supermercados
  • Aprovechar tours gratuitos y actividades sin costo
  • Viajar por las noches
  • Usar alojamientos alternativos
  • Tramitar la devolución de impuestos por compras en el extranjero
  • Informarte bien a la hora de cambiar divisas o sacar plata de cajeros
  • No usar los datos móviles del celular en el extranjero
  1. Investigar sobre los destinos del viaje 
viaje mapa

Buscar información sobre los lugares que deseamos visitar es el primer paso para diseñar un itinerario que nos permita dedicarle el tiempo suficiente a cada destino y armar la ruta más eficiente para conectarlos. También ayuda mucho tener en cuenta un factor no menor en toda buena planificación: las condiciones climáticas promedio en cada estación del año.

Lo que yo suelo hacer es revisar las páginas oficiales de turismo de cada ciudad o pueblo que esté pensando incluir en mi itinerario. Esto es muy útil porque me permite tener un pantallazo inicial de las atracciones principales y decidir qué se ajusta a mis gustos e intereses. La ventaja de estos sitios es que incluyen la información oficial sobre días y horarios de apertura, y también precios actualizados.

Luego, busco reseñas en comunidades de viajeros como Tripadvisor para conocer opiniones de gente que haya visitado esos lugares y ver si valen la pena. Muchas veces, los viajeros incluyen consejos muy útiles que no figuran en los sitios oficiales; por ej., sobre los mejores horarios para evitar colas, descuentos y recomendaciones de lugares alternativos.   

2. Gestionar tus propias reservas con anticipación

Planificar y hacer las gestiones de reservas uno mismo con suficiente antelación puede hacer una gran diferencia en los precios. Así podemos ahorrar en conceptos como pasajes de avión, alojamiento, excursiones y entradas a lugares turísticos. 

Hoy en día, Internet nos permite contratar todo lo necesario fácilmente por nuestra cuenta. Esto nos permite ahorrar dinero porque evitamos la intermediación de los agentes de viajes (quienes encarecen los precios con su comisión). Además, se pueden encontrar ofertas, promociones y descuentos muy convenientes contratando por anticipado. 

Tip para vuelos: para los de corta distancia, los precios suelen ser mucho más económicos si se los reserva con una media de 54 días de anticipación. En el caso de destinos de larga distancia, es mejor reservar con una anterioridad de entre 4 y 9 meses.

3. Utilizar comparadores de precios para vuelos, alojamientos y seguros de viaje 

Valerse de metabuscadores que comparen precios de vuelos, alojamientos y seguros es una excelente opción cuando se dispone de cierta flexibilidad para elegir las fechas y el tiempo de viaje. Los costos pueden variar muchísimo dependiendo de la demanda y siempre será más barato viajar en temporada baja.

Los buscadores más recomendados para comparar vuelos son Skyscanner, Kiwi.com, Kayak, Momondo, Mobissimo, Lastminute.com, TurismoCity y Google Flights. Muchos de estos sitios te permiten suscribirte para recibir alertas de ofertas cuando los precios de tu ruta deseada bajen. También es útil tener en cuenta que los vuelos que salen de martes a jueves suelen ser más baratos. Lo mismo ocurre cuando el horario de salida o de llegada es durante la madrugada o por la noche.

Para encontrar hoteles y hostales, suelo chequear Booking.com, Kayak y Trivago, aunque personalmente me inclino más por alquilar un departamento o habitación privada a través de AirBnB.

En cuanto a los seguros de viajero, lo primero es chequear si tu cobertura médica, tarjetas de crédito o banco ya ofrecen algún tipo de seguro o asistencia al viajero. Incluso aunque no tengan estos servicios incluidos, pueden tener ofertas a precios convenientes por ya ser cliente. Si este no es el caso, entonces te recomiendo tipear las palabras “Comparador de seguros de viaje” en Google y revisar la amplia oferta de opciones que te devolverá el buscador.  

4. Viajar con poco equipaje

poco equipaje

El auge de las aerolíneas low cost y sus precios accesibles hacen que viajar en avión esté al alcance de todos. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta el tamaño y peso del equipaje permitido, ya que el costo de despachar una valija extra puede igualar o incluso superar al precio del propio pasaje.   

Tip: si hacés alguna compra en el duty free podés utilizar la bolsa para guardar algún accesorio ya que generalmente no se las considera como bulto o equipaje.

5. Usar el transporte público o bicicleta

Podrá ser más o menos eficiente dependiendo del destino en el que te encuentres, pero sin duda, el transporte público es la forma más barata de trasladarse entre ciudades y dentro de ellas.

En muchos países de Asia, es común que exista un medio de transporte “turístico” y uno para los habitantes locales. Es muy útil tener en cuenta que la diferencia de precio entre ambas modalidades puede llegar a ser del 200 o 300%.

También es recomendable investigar sobre los pases, abonos o tarjetas de transporte locales que te permiten acceder a descuentos interesantes por mayor cantidad de viajes.

Otra opción muy barata es alquilar bicicletas, scooters o monopatines eléctricos por horas. En algunos lugares, como la ciudad de Buenos Aires, existe incluso un sistema público de bicicletas que se pueden utilizar en forma gratuita usando una app oficial. 

6. Alejarse de los circuitos turísticos a la hora de comer o comprar comida en supermercados

Mientras más cerca te encuentres de los principales atractivos de una ciudad, más caros serán los restaurantes, food trucks o lugares de comida al paso. La solución es muy simple: con tal solo alejarte unas pocas cuadras de los circuitos turísticos vas a ver cómo empiezan a bajar los precios por los mismos platos. 

Otra opción es buscar establecimientos gastronómicos cerca de las zonas comerciales y estudiantiles, ya que es muy probable que ofrezcan menús más accesibles para oficinistas y estudiantes.

De todos modos, si tu alojamiento está equipado para cocinar, la mejor opción para ahorrar dinero es comprar la comida y bebida de la misma forma que los habitantes locales: en los supermercados.

7. Aprovechar tours gratuitos y actividades sin costo

tren actividades gratuitas

Hoy en día, la mayoría de las principales ciudades turísticas ofrecen alguna forma de tour gratuito a pie. Encontrarlos es muy sencillo, simplemente hay que escribir “Free walking Tour (o su equivalente en otro idioma)+ ciudad indicada” en Google y reservar. Por lo general, consisten en paseos muy recomendables de entre 2 y 3 horas de duración, con guías locales que te muestran la ciudad y sus curiosidades a cambio de una propina. Los recorridos pueden abarcar temas tan diversos como como historia, cultura, gastronomía o cine. 

Por otra parte, muchos museos y atracciones turísticas informan en sus páginas los días y horarios en que es posible ingresar sin pagar entrada o haciendo una pequeña donación a voluntad.

También recomiendo revisar la página oficial de turismo de los destinos que visiten para informarse sobre otras posibles actividades sin costo. 

8. Viajar por las noches

Los trayectos largos en tren, autobús o incluso avión, son ideales para aprovechar para viajar por la noche y así ahorrarse alguna noche de alojamiento. De paso, así se utilizan las horas del día para lo que más nos gusta: recorrer, conocer y disfrutar nuestros destinos elegidos. 

9. Usar alojamientos alternativos

Existe una amplia gama de opciones de alojamientos alternativos o no tradicionales para elegir de acuerdo con las características de tu viaje.

Workaway es una plataforma que promueve los intercambios culturales y voluntariados, y te permite trabajar a cambio de alojamiento.

House Sitting es otra modalidad interesante que consiste en alojarse gratuitamente en la casa de alguien para cuidarla mientras este se encuentre de viaje.

Couchsurfing pone en contacto a viajeros con residentes locales para reservar un sofá o hasta una habitación en sus casas sin costo alguno. Se trata de una comunidad interesada en la interacción con gente de otras culturas y la práctica de idiomas.

Airbnb te permite alquilar una habitación en la casa de un residente local o incluso un departamento privado por un precio mucho más accesible que un hotel u hostal tradicional. Esta opción cuenta con la ventaja de incluir -casi siempre- WiFi gratis, uso de la cocina y del lavadero, y te permite sentirte como en casa, pero viajando.

10. Informarte bien a la hora de cambiar divisas o sacar plata de cajeros

barato viaje dinero

Tanto a la hora de cambiar divisas como de sacar dinero de cajeros automáticos es fundamental informarse bien sobre las tasas y comisiones que traen aparejadas estas operaciones. Es posible que, además de tu propio banco, el banco de donde extraigas el dinero también cobre una comisión (alrededor del 3%).  

También hay que tener en cuenta que, normalmente, los aeropuertos y las casas de cambio de las zonas turísticas son los lugares más desfavorables para cambiar moneda extranjera.

11. No usar los datos móviles del celular en el extranjero

Para evitar gastar dinero en el uso de datos móviles en el extranjero, se puede comprar una tarjeta SIM con datos en destino y recargarla a medida que lo necesites. Otra posibilidad es usar el WiFi gratuito de atracciones turísticas, lugares públicos, restaurantes y cafeterías. 

También es posible descargar rutas o mapas desde Google Maps antes de emprender tu viaje. Esto te va a permitir consultarlos en modo offline en el momento y lugar que quieras. 

12. Tramitar la devolución de impuestos por compras en el extranjero

Cuando comprás productos en países extranjeros, es posible solicitar la devolución de impuestos como el IVA, lo que te permite recuperar alrededor de hasta un 20% del precio pagado.

Existe una gran cantidad de comercios donde, siempre y cuando se supere un monto mínimo de compra, se puede pedir un formulario de devolución de impuestos. Este formulario se presentará luego en el aeropuerto junto con los tickets o facturas de compra para reclamar la devolución de los impuestos. El dinero se te reintegrará en efectivo en el momento o en tu tarjeta de crédito unos días después. 

Es importante tener en cuenta los horarios de atención de las oficinas que brindan estos servicios en el aeropuerto y contar con tiempo suficiente para realizar las gestiones. Si la oficina se encuentra cerrada, también se podrán realizar los trámites dejando toda la documentación necesaria en un buzón especial ubicado allí. 

Acá dejo un link con más detalles sobre qué es y cómo tramitar la devolución de impuestos por compras en el extranjero, también llamado Tax Refund o Tax Free.

Te invito a comentar y leer todas las notas de mi blog haciendo click acá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.